Make your own free website on Tripod.com

Jorge Palom

Artículos

Lo más nuevo
Drucker para todos los días
Benjamin Zander: Con los ojos brillantes
Remember the king (homenaje a Elvis Presley)
Una conversación solamente (con Rubianes y Buenafuente)
Twine (la web inteligente para gente inteligente)
Without a worry in the world
Lágrima
The Road Not Taken (R. Frost)
The Laughing Heart (Charles Bukowsky)
The Last Rose of Summer (Thomas Moore)
El artista autista ( Oliver Sacks)
Jesus Lizano
Carta de una desconocida (Stefan Zweig)
Los Cava Bengal (el trío de Tito Cava)
La noche de los feos (Mario Benedetti)
contacto
Jorge Palom en Myspace
Soñando caminos (Antonio Machado)
Crossroads (Don McLean)
Lo feo (Teresita Fernandez)
Los motivos del lobo (Ruben Darío)
Vincent (homenaje de Don McLean a Van gogh)
Concierto benéfico en Luz de gas
Tapia de Casariego
El adiós del principito (Antoine de Saint- exupèry)
De noche (Hermann Hesse)
La saeta (Serrat y camarón)
Sense dormir (Albert Fibla)
Cyrano de Bergerac (escena final)
Neshika
Una filosofía sencilla de la felicidad
Facundo Cabral en España
la devoción de un amigo
Yo no lo sé de cierto (Jaime Sabines)
Rostro de vos
La muerte como consejera Viaje a ixtlán, Carlos Castaneda)
Vincent (por Tim Burton)
Bibliografía Peter Drucker
La"Biblia" del Management (Peter Drucker)

La mujer del Chandal

Algunas veces, cuando no hacemos mucho caso de los cantantes en el Mediterráneo no es porque canten mal o porque no nos gusten las canciones que interpretan, es que estamos inmersos en conversaciones apasionantes y de gran contenido intelectual y filosófico como la que transcribo a continuación.

 

-El chándal es la prenda de vestir asexual por excelencia –dice Paco- una falta de buen gusto y sensibilidad, y un atropello al erotismo. Especialmente perversa es la mujer de chándal, que lo lleva puesto en todo momento, y no precisamente para hacer deporte.

 

-¿Dé que habláis? –nos interrumpe una amiga que se apunta espontáneamente a la tertulia- De la mujer de chándal- prosigue Paco- esa mujer que un día era tan seductora y atractiva y con el tiempo, cuando ya ha conseguido lo que quería , se ha convertido en una bruja.

 

-¿Sabéis cuál es la diferencia entre una muchacha hermosa y una bruja arpía? –pregunta Olague- ¡dos años de convivencia! Ja, ja, Ja  (todos reímos con gran alborozo, excepto nuestra amiga)

 

-Eso es una chorrada,- exclama indignada nuestra amiga- yo, cuando llego a casa, me pongo el chándal para estar cómoda y no creo ser ninguna bruja. Además, seguro que también existe el hombre del chándal”

 

-Creo que el chándal en sí , y lo de ser hombre o mujer es lo de menos –interviene Juanjo-. Es una metáfora o una alegoría sobre el ocaso del erotismo y el amor, y el triunfo de la rutina y el aburrimiento.

 

Pues yo conozco una pareja que llevan 30 años casados y todavía se hacen el amor cuando se encuentran en el pasillo –insiste Olague- Se dicen el uno a otro ¡jódete!, ¡jódete!. Ja, Ja, Ja, (todos volvemos a reír con gran alborozo, incluso nuestra amiga)

 

Este es el típico tópico –opina Javier- pero muchas veces me he preguntado por qué nos cansamos tan pronto de nuestras relaciones, incluso las puramente sexuales. Si no sabemos cultivar y conservar el disfrute erótico, para el que estamos genéticamente programados, ¿cómo podemos esperar que perdure el amor, que es  algo mucho más difícil?.

 

Como decía Groucho –apunta Xavi , especialista, entre otras cosas, en citas de Groucho Marx- algunas personas por el mero hecho de existir se creen con derecho a ser felices. Para no caer en el aburrimiento y disfrutar de cualquier actividad, desde las artísticas, como tocar la guitarra, a las sexuales y eróticas hacen falta esfuerzo y metas cada vez más exigentes. Hay que invertir mucho tiempo y energía psicológica en ellas.

 

-Yo no tengo muchas metas y objetivos en el tema afectivo-sexual, -dice Sergi- pero por lo menos sé lo que no quiero. Y se pone a canturrear aquella canción de Sabina : “yo no quiero un amor civilizado...”

 

-¿Y tú que opinas, Palom? –me interpela Paco

 

-No sé si es correcto o no, pero me gusta la forma de pensar de Sergi . El prerrequisito para saber lo que quieres es saber lo que no quieres. No hay mayor fracaso que proponerse un objetivo, esforzarte mucho en conseguirlo, y luego darte cuenta que eso no es lo que querías. Y lo que yo no quiero es ser el capullo miserable que convive con la mujer del chándal.

 

A lo lejos se oye una voz familiar  que grita “!Dame tu fuerza Pegaso!”, y a continuación un estruendoso pedo.

 

-Dedicado en exclusiva a la mujer del chándal y al capullo que convive con ella -dice la misma voz familiar. Ja, Ja, Ja  (todos reímos con gran alborozo, incluso Albert que ya ha terminado de cantar)

Jorge Palom
palomtwine.jpg
perfil en twine.com


Mira mi libro de visitas
Firma mi libro de visitas

Estadisticas y contadores
                                    web gratis
cursos
Cursos y Masters

La web de Jorge Palom; música en vivo, humor y poesía todas las noches en Barcelona