Make your own free website on Tripod.com

Jorge Palom

Entrevista a Joan Manuel Serrat

Lo más nuevo
Drucker para todos los días
Benjamin Zander: Con los ojos brillantes
Remember the king (homenaje a Elvis Presley)
Una conversación solamente (con Rubianes y Buenafuente)
Twine (la web inteligente para gente inteligente)
Without a worry in the world
Lágrima
The Road Not Taken (R. Frost)
The Laughing Heart (Charles Bukowsky)
The Last Rose of Summer (Thomas Moore)
El artista autista ( Oliver Sacks)
Jesus Lizano
Carta de una desconocida (Stefan Zweig)
Los Cava Bengal (el trío de Tito Cava)
La noche de los feos (Mario Benedetti)
contacto
Jorge Palom en Myspace
Soñando caminos (Antonio Machado)
Crossroads (Don McLean)
Lo feo (Teresita Fernandez)
Los motivos del lobo (Ruben Darío)
Vincent (homenaje de Don McLean a Van gogh)
Concierto benéfico en Luz de gas
Tapia de Casariego
El adiós del principito (Antoine de Saint- exupèry)
De noche (Hermann Hesse)
La saeta (Serrat y camarón)
Sense dormir (Albert Fibla)
Cyrano de Bergerac (escena final)
Neshika
Una filosofía sencilla de la felicidad
Facundo Cabral en España
la devoción de un amigo
Yo no lo sé de cierto (Jaime Sabines)
Rostro de vos
La muerte como consejera Viaje a ixtlán, Carlos Castaneda)
Vincent (por Tim Burton)
Bibliografía Peter Drucker
La"Biblia" del Management (Peter Drucker)

ENTREVISTA a Joan Manuel Serrat, cantante
"La vida me está dando una propina sumamente generosa"
Serrat: "Que otros canten mis temas lo tomo como una caricia"

LA EXPERIENCIA
"No sacar provecho de una situación como la vivida sería una pérdida de tiempo"
 
EL PÚBLICO
"La gente quiere reencontrarse con un artista al que quiere y siente como propio"
 
EL ÁNIMO
"Me siento extraordinariamente bien: le he visto la cola al lobo"
 

LLUÍS BONET MOJICA - 07/07/2005
Barcelona

A partir de esta noche (22 h) y hasta el domingo, Joan Manuel Serrat se reencuentra con el público barcelonés con una tanda de cuatro conciertos en el marco del Teatre Grec, dentro de su gira Serrat 100 x 100, que arrancó el pasado 6 de mayo en Valladolid, una vez superada la enfermedad que le llevó al quirófano. En su primera comparecencia pública, el primero de diciembre del 2004, tras la operación de carcinoma de vejiga, el cantautor declaró que el retorno artístico vendría marcado por "el envase, el cuerpo. Y lo hará con la sabiduría propia de la naturaleza. Pero también seré yo, con diálogos continuos con el envase, quien le imponga un ritmo de recuperación".

El ritmo recuperatorio ha sido trepidante. Joan Manuel Serrat (Barcelona, Poble Sec, 1943) está como pez en el agua. Es decir, como artista en el escenario. Homenajeado en Madrid a principios de junio, en una fiesta a la que asistió el presidente del Gobierno, Serrat vuelve a tocar,como a él siempre le ha gustado decir.Yreaparece, ante el público barcelonés, en la intimidad de su guitarra y el piano de Ricard Miralles.

-Las entradas para sus cuatro recitales en el Grec hace meses que están agotadas. ¿Este reencuentro oficial con el público de Barcelona le supondrá un impacto emocional?

-Lo estaba esperando. Con el respeto que uno espera un acontecimiento determinado y del que, evidentemente, forma parte. Esperaba y deseaba volver a cantar en Barcelona. Lo he estado agurdando con ese punto de inquietud que siempre conviene, pero con la seguridad de que voy a encontar un público amable y cómplice. Un público amigo que, por encima de cualquier cosa, vendrá al Grec a reencontrarse con un artista al que quiere y siente como propio.

-¿Pasar del Serrat sinfónico a este Serrat 100 x 100 supone un gesto de austeridad o tal vez la metáfora del artista que, superado un trance difícil, quiere recuperar sus orígenes?

-Será más sencillo en cuanto a su presentación, pero en ningún caso más fácil. Con Serrat sinfónico tuve una dificultad: acostumbrarme a cantar con la diferente fórmula rítmica que representa una gran orquesta en relación con lo que es un grupo de acompañamiento. Cuando tocas con un grupo es como ir en un tren; tocar con una orquesta sinfónica es como viajar en un transatlántico. Actuar con una orquesta sinfónica requiere un trabajo, pero cuando reduces el acompañamiento musical al piano y la guitarra, sin perder los cimientos de la canción, requiere un esfuerzo de preparación muy grande de cada una de las canciones. Miralles y yo llevamos muchos meses trabajando en esa reelaboración de las canciones. ¡Y no ha resultado nada fácil!

-¿Ve ahora las cosas, el mundo, digamos que con una mayor perspectiva?

-Después de lo que me ha pasado, es evidente que no sacar provecho de ello sería una verdadera lástima. Atravesar por una situación preocupante y dramática, como suelen ser esas enfermedades, sin sacarle provecho, supondría una grave pérdida de tiempo. Lo que va por delante de todo, en la experiencia que he tenido, es vivir el tiempo que me reste de la mejor manera y con la mayor intensidad. Disfrutando de todo lo que pueda y seguir trabajando. Sin mirarlo con ninguna perspectiva, sino a través de una vida en la que cada vez tienes más cosas que mirar, incluyendo presente y pasado. El tiempo te puede proporcionar una perspectiva, pero lo que yo quiero ahora es vivir de cerca el tiempo que me quede. De cerca, no de lejos, y con intensidad.

-Ha superado usted un trance difícil.

-Me siento extraordinariamente mejor. Entre otras cosas, porque le he visto la cola al lobo. Poder salir airoso de una historia semejante hace que te sientas muy bien. De todas maneras, a partir de una cierta edad, lo que la vida te va dando ya es de propina. Amí la vida me está dando una propina muy generosa, y yo trataré de estar al nivel de este regalo que me da.

-Usted me dijo una vez que era consciente de que podía llamar a la puerta de cualquier casa para que le invitaran a comer, y que, además, le pondrían la vajilla de los domingos. ¿Le agota tanta solidaridad recibida?

-Había un catalán, universal y maravilloso, llamado Francesc Pujols, que decía: "Llegará un día que los catalanes, por el sólo hecho hecho de serlo, iremos por el mundo y lo tendremos todo pagado". Usted sabe bien que una de las cosas que amí me gustan, en esto de las giras, es que no las hago sólo para tocar y cantar. Las hago porque me gusta viajar a otros sitios y porque tengo amigos en cada sitio. Porque me gusta comer y conocer lo que hay en cada lugar. Una de las cosas que ahora me ocurren es lo que decía Pujols: me invitan a comer en todos los sitios donde voy. ¡El dicho se ha convertido en realidad! Esto significa que están contentos de volver a verme, aparte de comprobar que siguen conservando a un buen cliente. Aparte de que me sale muy económico, es algo que me reconforta mucho, ja, ja.

-Por decirlo de manera simbólica: ante un trance como el que ha afrontado, ¿no será que ahora quiere volver artísticamente a lo más auténtico y directo, como en sus comienzos artísticos?

-No. La situación personal de salud que he atravesado no me afectó a la hora de trabajar. Al contrario: fue un estímulo para tirar hacia adelante. No he tratado de marcar un punto y aparte, sino de buscar una nueva manera de captar y enfocar mi trabajo, tratando de aproximarme más a la gente y mantener con ella un contacto más cercano, más íntimo y cómplice, donde todo está muy a la vista y es muy de verdad.

-Antes de entrar en el quirófano, se despide usted actuando en Madrid y luego retorna al escenario. Ha regresado sin haber caído en el desánimo.

-Es que la música me ha ayudado mucho. Pero también sabía que, anímicamente, no iba a sentirme totalmente restablecido hasta que no estuviera haciendo mi trabajo. Pero haciéndolo con intensidad. Yo no tenía suficiente con reaparecer en un concierto y decir: "Adiós,me voy a mi casa". Quería hacer una gira. Una gira que, por cierto, está siendo una de las más duras que he afrontado a lo largo de mi carrera, en lo que respecta a actividad e intensidad. Y estoy encantado de la vida por haber hecho esta gira. Me ha ido muy bien y me ha ayudado mucho. Es cierto que para realizarla he debido hacer un gran esfuerzo para estar físicamente bien y poder rendir. El hecho de encontrarme bien físicamente me ha permitido subir al escenario y aguantar toda la historia. Y me ha proporcionado la tranquilidad de sentirme muy normalizado. Muy normalizado en lo que tengo, en lo que soy, en lo que de alguna manera me queda después de todo lo que he pasado.

-Artistas cubanos le cantan y colegas españoles han grabado dos discos con canciones suyas que están en la memoria colectiva. ¿Se siente abrumado?

-Me lo tomo como una caricia y me satisface que mis canciones puedan interesar a mis compañeros de oficio. Yo escribo porque me gusta escribir y canto porque me gusta cantar. De algún modo también hago canciones -tal vez por encima de cualquier otra razón- para que la gente las cante conmigo. De no ser así, esas canciones no hubieran sobrevivido, limitándose a servir para una época determinada. Me gusta que mis canciones se pinten de otros colores y que caminen con otros zapatos.

Jorge Palom
palomtwine.jpg
perfil en twine.com


Mira mi libro de visitas
Firma mi libro de visitas

Estadisticas y contadores
                                    web gratis
cursos
Cursos y Masters

La web de Jorge Palom; música en vivo, humor y poesía todas las noches en Barcelona