Make your own free website on Tripod.com

Jorge Palom

Diario de un asceta lujurioso

Lo más nuevo
Drucker para todos los días
Benjamin Zander: Con los ojos brillantes
Remember the king (homenaje a Elvis Presley)
Una conversación solamente (con Rubianes y Buenafuente)
Twine (la web inteligente para gente inteligente)
Without a worry in the world
Lágrima
The Road Not Taken (R. Frost)
The Laughing Heart (Charles Bukowsky)
The Last Rose of Summer (Thomas Moore)
El artista autista ( Oliver Sacks)
Jesus Lizano
Carta de una desconocida (Stefan Zweig)
Los Cava Bengal (el trío de Tito Cava)
La noche de los feos (Mario Benedetti)
contacto
Jorge Palom en Myspace
Soñando caminos (Antonio Machado)
Crossroads (Don McLean)
Lo feo (Teresita Fernandez)
Los motivos del lobo (Ruben Darío)
Vincent (homenaje de Don McLean a Van gogh)
Concierto benéfico en Luz de gas
Tapia de Casariego
El adiós del principito (Antoine de Saint- exupèry)
De noche (Hermann Hesse)
La saeta (Serrat y camarón)
Sense dormir (Albert Fibla)
Cyrano de Bergerac (escena final)
Neshika
Una filosofía sencilla de la felicidad
Facundo Cabral en España
la devoción de un amigo
Yo no lo sé de cierto (Jaime Sabines)
Rostro de vos
La muerte como consejera Viaje a ixtlán, Carlos Castaneda)
Vincent (por Tim Burton)
Bibliografía Peter Drucker
La"Biblia" del Management (Peter Drucker)

Diario de un asceta lujurioso
logotap0.jpg
dormido en la luz

Peter F. Drucker, mi mejor maestro, mi más antiguo amigo, descansa en paz

 
"Los testigos, los observadores no tienen historia propia. Están sobre el escenario, pero no participan de la acción. Ni siquiera son parte del público: La suerte de la obra y de sus actores depende del público, y en cambio la reacción del observador influye sólo sobre él mismo: Pero como esta de pie al costado -más o menos como el bombero en el teatro - el observador ve cosas que ni el actor ni el público advierten. Sobre todo, ve las cosas de distinto modo que los lectores o el público. Los observadores reflexionan; y la reflexión es un prisma más que un espejo: refracta"
 
Peter Drucker
Adventures of a Byestander
 
Peter F. Drucker, mi mejor maestro, mi más antiguo amigo ha muerto, pero sus ideas y su obra no morirán jamás. Y su ejemplo de trabajo, amor y vida seguirá alentando a todos los que todavía no han tirado la toalla en la lucha por una sociedad justa, en la que todos podamos vivir mejor; con dignidad, más libres, y en paz  
 
Rest in peace, Bystander, You stand by me, always, Peter, in the works of my days, and the songs of my nights, in the beauty and joy of the work well done, and in the awfull loneliness of my hearth. Thank you very much for all you have done for me, and for the meaning, dignity and freedom of our lifes.
 
Jorge
 
 
 Ps. Saludos a Fidias, Sócrates, Kierkeegaard,  San Buenaventura,  Mahler,  Pau Casals, Dante, Tolstoi, Marshall Mac Luhan...y demás amigos comunes,  y un cariñoso beso para tus dos maestras, las señoritas Elsa y Sofía...y otro para tus simpática y sabia abuela.

Algunos enlaces interesantes sobre la vida y la obra de Peter F. Drucker

Peter Drucker con Jorge Palom
jorgedrucker1b.jpg
Cuando los dos eran todavía más jóvenes

El profesor Drucker con su discípulo Palom
jorgedrucker2v.jpg
"toma un diploma, por mala persona"

Reflexiones trasnochadas
logotap2.jpg
despierto en la oscuridad

Durante los últimos veinte años, no ha habido un solo día de mi vida en que Peter Drucker no haya estado presente, como protagonista, como inspiración, o como referencia, en mi trabajo diario, en mis conversaciones con las personas que amo, en mis lecturas, en los momentos felices, en los de angustia y desesperación, y también en mis bromas, muchas de ellas inspiradas en sus geniales frases y ocurrencias- "el humor y la ironía son la cualidades más elevadas de la inteligencia, y yo soy un viejo comicastro" o en sus sabios y divertidos consejos "cultiva tus excentricidades mientras eres joven, así cuando envejezcas nadie dirá que chocheas". Hasta en mis sueños he hablado con él casi todas las noches,- lo seguiré haciendo ahora más que nunca- y conversamos sobre arte, filosofía, literatura, o cualquier otro tema, mientras paseamos por una playa, en Asturias, en Cadaqués, o cerca de su casa en Claremont, California.

Todos -y no sólo los directivos de empresas y organizaciones, sino cualquier persona responsable en esta sociedad del conocimiento- tenemos todavía muchas cosas por aprender de Peter Drucker: su talento para pensar, a la vez, de modo conceptual y perceptivo, su profundo rigor intelectual, su capacidad de innovación, su luminosa sencillez al hablar y al escribir (leerle y escucharle era un placer porque te hacía sentir inteligente, aunque no lo fueras demasiado), su arrojo para ser impopular sin temor a los tiranos o al desprecio de los mediocres, los falsos intelectuales y los académicos pretenciosos. Y por encima de todo, algo que no se puede enseñar, si no es con el ejemplo que nos dejó, el testimonio de un humanista sincero, con un comprometido sentido de la ética, de la libertad y de la responsabilidad individual, apasionado por todas las cosas, y con una fe inquebrantable en el significado de la vida.

Esta fe en la diversidad y el pluralismo y en la singularidad de cada persona alienta en el transfondo de toda su obra, desde su primer libro "The End of Economic Man" (1939) hasta el último que se publicará de forma póstuma. Todos sus libros, ensayos y artículos, ya traten de filosofía, política, o historia, del orden social y de las intituciones sociales, de Management, de tecnología o de economía constituyen una lucha inteligente y tenaz contra el totalitarismo, la centralización, la uniformidad y la conformidad, una defensa contra los "Procustos" que quieren que todos seamos iguales, pensemos igual, hablemos, escribamos, pintemos, o cantemos lo mismo, para tenernos controlados desde una instancia central -los nazis lo llamaban "caminar por el mismo surco" (gleichgeschaltet). El percibió claramente que la única salvaguarda contra la tiranía y el horror -que él mismo sufrió en su vida- era una sociedad de organizaciones (empresariales, y no empresariales, como escuelas, hospitales, ONGS) con poder descentralizado, y cada cual con distintos valores y personalidades, en las que el individuo pudiera aportar su talento y crear su comunidad. Y dedicó toda su vida y todos sus conocimientos de todas las áreas del saber (de una forma ecléctica, pero genial) a la tarea de estudiar las organizaciones humanas y dotarles de los conceptos y herramientas para funcionar de forma integradora, eficaz, innovadora y en libertad.

El conjunto de la obra de Drucker es una sinfonía en prosa - muy bella, por cierto- por un mundo más justo y más libre

Peter Drucker, tal vez será recordado por el mundo como el padre del Management moderno, el hombre que elevó esta disciplina a la categoría de "arte liberal", pero yo, y algunos más, lo recordaremos como se definía él mismo, un "ecologista social", el inventor de una disciplina y una metodología para analizar los cambios económicos, tecnológicos o sociales y encontrar en ellos oportunidades para innovar con eficacia. Este es, en mi opinión, el legado de Drucker, el “Byestander”, el testigo, el observador que sabe percibir las cosas que nadie más ve, y que las ve de manera distinta, y a través de la reflexión encuentra oportunidades para la acción eficaz.

Todos sus amigos, colaboradores y seguidores hubiéramos querido, egoístamente, acompañarlo un trecho más largo en su camino,pero ahora no nos queda más remedio que continuar sin él, porque 96 años de vida, observando, pensando, estudiando, aprendiendo, enseñando, y trabajando -veinte años por delante de todo el mundo y casi siempre contra corriente-deben ser una tarea agotadora, más allá de la naturaleza incansable del más trabajador, apasionado e innovador de los mortales.

Guardaré en mi memoria, como un tesoro, cada instante, cada gesto, y cada palabra que Peter me ha dedicado, pero muy especialmente algunas conversaciones sobre temas íntimos y personales, en unos momentos de mi vida en los que me sentía más perdido que ahora, si cabe...(y siempre cabe). Su amabilidad, su comprensión, su cortesía, su prudencia, su habilidad de escuchar sin juzgar, y opinar sin herir, su franqueza, su amorosa compañía en el dolor, en el silencio, han sido y serán un bálsamo para mi corazón y un faro de luminosa esperanza para mi alma.

Gracias, Profesor Drucker, maestro, por todas las cosas hermosas que por ti he aprendido, por las que áun me quedan por aprender, y por el credo de vida y fe que, con tu ejemplo, me enseñaste. Y hasta siempre, Peter, amigo.

 
Haz click aquí para leer el texto completo

Jorge Palom
palomtwine.jpg
perfil en twine.com


Mira mi libro de visitas
Firma mi libro de visitas

Estadisticas y contadores
                                    web gratis
cursos
Cursos y Masters

La web de Jorge Palom; música en vivo, humor y poesía todas las noches en Barcelona