Make your own free website on Tripod.com

Jorge Palom

Poema de la semana: Si el hombre pudiera decir

Lo más nuevo
Drucker para todos los días
Benjamin Zander: Con los ojos brillantes
Remember the king (homenaje a Elvis Presley)
Una conversación solamente (con Rubianes y Buenafuente)
Twine (la web inteligente para gente inteligente)
Without a worry in the world
Lágrima
The Road Not Taken (R. Frost)
The Laughing Heart (Charles Bukowsky)
The Last Rose of Summer (Thomas Moore)
El artista autista ( Oliver Sacks)
Jesus Lizano
Carta de una desconocida (Stefan Zweig)
Los Cava Bengal (el trío de Tito Cava)
La noche de los feos (Mario Benedetti)
contacto
Jorge Palom en Myspace
Soñando caminos (Antonio Machado)
Crossroads (Don McLean)
Lo feo (Teresita Fernandez)
Los motivos del lobo (Ruben Darío)
Vincent (homenaje de Don McLean a Van gogh)
Concierto benéfico en Luz de gas
Tapia de Casariego
El adiós del principito (Antoine de Saint- exupèry)
De noche (Hermann Hesse)
La saeta (Serrat y camarón)
Sense dormir (Albert Fibla)
Cyrano de Bergerac (escena final)
Neshika
Una filosofía sencilla de la felicidad
Facundo Cabral en España
la devoción de un amigo
Yo no lo sé de cierto (Jaime Sabines)
Rostro de vos
La muerte como consejera Viaje a ixtlán, Carlos Castaneda)
Vincent (por Tim Burton)
Bibliografía Peter Drucker
La"Biblia" del Management (Peter Drucker)

 Si el hombre pudiera decir lo que ama  (del libro los placeres prohibidos)

cernuda.jpg
Luis Cernuda

Si el hombre pudiera decir lo que ama (recitado por Luis Cernuda)

Si el hombre pudiera decir lo que ama,

si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo

como una nube en la luz;

si como muros que se derrumban,

para saludar la verdad erguida en medio,

pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor,

la verdad de sí mismo,

que no se llama gloria, fortuna o ambición,

sino amor o deseo,

yo sería aquel que imaginaba;

aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos

proclama ante los hombres la verdad ignorada,

la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien

cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;

alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina,

por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,

y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu

como leños perdidos que el mar anega o levanta

libremente, con la libertad del amor,

la única libertad que me exalta,

la única libertad porque muero.

Tú justificas mi existencia:

Si no te conozco, no he vivido;

Si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

 

Luis Cernuda 

 

Jorge Palom
palomtwine.jpg
perfil en twine.com


Mira mi libro de visitas
Firma mi libro de visitas

Estadisticas y contadores
                                    web gratis
cursos
Cursos y Masters

La web de Jorge Palom; música en vivo, humor y poesía todas las noches en Barcelona